Saltar al contenido
Cuota Autónomos

Estimación directa normal o simplificada IRPF

En este artículo te voy a explicar la diferencia entre Estimación Directa Normal o Simplificada IRPF y sus diferencias.

Podrás elegir el régimen que más te conviene si Estimación Directa normal o Simplificada IRPF

Es un sistema para el pago de IRPF en la declaración de la renta al que opta la mayoría de los autónomos en este país.

Consiste básicamente en pagar en función de los resultados reales de tu negocio, es decir, la diferencia de lo que hayas ingresado (tus ventas) y tus gastos.

A continuación, vamos a ver quien debe tributar en estimación directa, cual es la cuota a pagar y los libros obligatorios.

¿Quién debe tributar en Estimación Directa Normal y en Simplificada?

En principio, todos los autónomos, salvo aquellos que están contemplado en el régimen de módulos (estimación objetiva), y que no hayan renunciado a la misma.

Hay dos modalidades:

  • Normal
  • Simplificada

Si facturas menos de 600.000 euros al año, tienes que tributar por estimación directa simplificada, que te facilita un poquito más el trámite.

Si tu facturación anual es superior a 600.000€, tienes que optar por estimación directa normal.

¿Cómo se calcula cuota a pagar?

Es muy sencillo, en base a tus rendimientos, debes comparar tu ingresos con los gastos.

Los gastos han de estar vinculados a la actividad económica, o como dice Hacienda, que estén afectos a la actividad. Han de estar justificados con una factura, aunque en ocasiones se admiten recibos o tickets, siempre y cuando no se abusen de los mismos, y que de alguna forma se puedan justificar y estén vinculados al negocio. Todos los gastos han de estar debidamente contabilizados, a través del correspondiente libro de gastos y compras.

Los gastos fiscalmente deducibles son:
  • Cuota de autónomos.
  • Seguridad social a cargo de la empresa.
  • Sueldos y salarios de los trabajadores.
  • Otros gastos de personal (formación, indemnizaciones por rescisión de contrato, seguros de accidentes de personal, obsequios, contribuciones a plan de pensiones o a planes de previsión social empresarial).
  • Arrendamientos y cánones. Incluye los alquileres, asistencia técnica, cuotas de arrendamiento financiero llamado leasing (que no tenga por objeto terrenos o solares u otros activos no amortizable).
  • Reparación y conservación. Incluye gastos de mantenimiento, de repuesto, de adaptación de bienes materiales. No se incluye los que supongan una ampliación o mejora, ya que se considerarán inversiones amortizables en varios años.
  • Compra de mercancías, materia prima, combustible, embalaje.
  • Servicios profesionales independientes, son los honorarios que pagas a los economistas, notarios, comisiones a los agentes comerciales independientes.
  • Otros servicios exteriores se incluye los gastos por investigación y desarrollo, publicidad, transporte, primas de seguro, gastos bancarios y otros gastos de oficina.
  • Teléfono.
  • Luz y agua, siempre y cuando se tenga local.
  • Tributos fiscalmente deducibles, IBI y el Impuesto de Actividades Económicas.
  • Gastos financieros: intereses de préstamos, gasto de descuento de efectos, intereses de demora generados por aplazamientos en Hacienda,
  • Amortizaciones de maquinaria, equipos informáticos, etc…, que se van depreciando por el uso, y Hacienda te permite imputar como gasto, en la medida en que está contemplada en las tablas de amortización.
  • Otros gastos deducibles son la adquisición de libros, suscripción a revistas profesionales, asistencia a eventos, primas de seguro de enfermedad satisfechas por el autónomo para él, cónyuge o hijos menores de 25 años que convivan con él en el domicilio familiar con un máximo de 500€ por persona.
  • Provisiones deducibles, son las facturas no cobradas o los gastos generados por las devoluciones de venta.
Aclaraciones

En cuanto a los gastos relacionados con la vivienda y coche particular. Aclarar que, en el caso que tengas el despacho en casa, debes comunicar a Hacienda el porcentaje de la vivienda que destinas como oficina.

No será posible desgravarse la hipoteca completa, pero sí una pequeña parte como gasto. 

En el caso que estés de alquiler, necesitas un contrato como negocio, es decir, el propietario debe declarar los ingresos y pasarte una factura, si no es así, no te lo podrás desgravar.

En el caso de los coches. Sólo determinadas actividades, taxistas y agentes comerciales, pueden desgravarse todos los gastos relacionados con el coche. El porcentaje que podrán deducirse será el 50%.

En base a todo esto, tienes un rendimiento al que le aplicarás el 20%. Resultando la cuota a ingresar trimestralmente en Hacienda, descontando lo que ya hayas ido avanzando en los trimestres anteriores.

En el caso de la agricultura, el porcentaje será del 2%.

Todo esto, se debe de reflejar en los modelos correspondientes:

  • el modelo 130 para el IRPF.
  • el modelo 303 para el IVA .

Libros obligatorios

Los libros que estás obligado a llevar son:

  • Ventas e ingreso.
  • Compras y gastos.
  • Bienes de inversión.
  • IVA.

Estimación directa Simplificada, estimación objetiva