Saltar al contenido
Cuota Autónomos

Los autónomos españoles y europeos

En los cuatro países vecinos, los autónomos no abonan mensualidades a la Seguridad Social, pero disfrutan de menos coberturas sanitarias y de conciliación.

Existen territorios como Holanda, Portugal, Dinamarca e Italia, donde los autónomos no pagan una cuota mensual a la Seguridad Social, con independencia de cuales sean sus ganancias.

Esto nos muestra que las imposiciones legales en materia de pago de impuestos y coberturas a los que hace frente el autónomo varía en cada país europeo.

Otros países como Francia, Alemania y Reino Unido tienen un funcionamiento de cotización progresiva, está es unas de las ventajas que recibe el autónomo que trabaja fuera de España. Hay que tener en cuenta que las condiciones en cuanto a la cobertura sanitaria o derechos de jubilación, son inferiores.

¿Qué implica ser autónomo fuera de España?

 

Trabajar como autónomo en Francia y Portugal

 

Los autónomos que realizan su actividad económica en estos países, están exentos del pago del IVA.

Además si los autónomos llevan menos de un año dados de alta, no paga cuota; posterior a esa fecha, se aplica un sistema progresivo que funciona según el tipo de actividad.

Abonan al Estado en función de sus ingresos, los siguientes porcentajes:

  • Comerciales 12%
  • Profesionales liberales 18,3%.
  • Servicios 21,3%.

En Francia, los autónomos, no tienen coberturas sanitarias, pero se pueden desgravar el 100% de los gastos médicos.

En Portugal, los autónomos tienen la misma protección ante contingencias que un empleado, y presentan una declaración de renta anual en la que pagan en función de sus ingresos anuales:

  • 14,5% menos de 7.000€.
  • 28,5% hasta 20.100€.
  • 37% hasta 40.000€.
  • 45% hasta  80.000€.
  • 48% superior a 80.000€.

 

Emprender como autónomo en Reino Unido

 

En Reino Unido, a los autónomos se les aplica un sistema de una cuota mensual ascendente, que depende de su facturación:

  • Cuota de 16€ mensuales: inferior a 8.400€.
  • Cuota de 58€ mensuales: superior a 8.400€.

A esta cuota se le añade el 9% de los ingresos totales.

Ejemplo: Supongamos que la facturación de un autónomo en Reino Unido es de 5.000€, pagará los 16€ mensuales más 450€ resultantes de aplicar el 9%s/5.000€.

De esta forma, los autónomos que facturan más de 3.000€ mensuales pagarán más Seguridad Social que en España, donde la cuota mínima mensual es de 275€.

El seguro no cubre incapacidad temporal, ni subsidio por desempleo.

Las declaraciones de IVA en Reino Unido son anuales.

 

Autónomos en Italia y Dinamarca

 

En Italia la presentación de IVA es anual. En todos los casos, el porcentaje es el 22%.

La ventaja de ser autónomo italiano es que en la renta pagan en función de sus ganancias, es decir el 20% de lo que facturan anualmente.Con esto, están aseguradas las coberturas por jubilación, enfermedad, discapacidad, asistencia sanitaria y prestaciones por desempleo.

En Dinamarca están exentos de abonar una mensualidad. El pago de la renta comprende entre el 25% y el 50% del beneficio final anual. Disponen de prestaciones por desempleo, maternidad o enfermedad.

 

Los autónomos en Alemania y Holanda

 

Las obligaciones fiscales de Alemania y Holanda son más ventajosas para los autónomos con menos ingresos, pero en ambos países se les obliga a tener un seguro médico.

El seguro médico es de 100€ en Holanda y además, han de pagar 50€ al año  por estar en la Cámara de Comercio.

En cambio, en Alemania, el seguro médico ronda los 260€, y no están obligados a abonar una cuota a la Cámara de Comercio si los ingresos son inferiores a 17.500€ por año; en el caso de superar esta cantidad, pagan 140 euros al mes.

Además en Alemana existe la ventaja respecto a España que, si los menores de 30 años o aquellos que facturen menos de 1.700€ mensuales, no pagan IVA.

 

 

Enlaces de tu interés: alta y baja autónomos; estimación directa; modelo 303